Las 3 razones principales que explican la bajada en la calidad de energía.

Las 3 razones principales que explican la bajada en la calidad de energía.

La calidad de la energía está ganando cada vez más y más importancia en esta industria. El consumidor de energía eléctrica demanda una cierta calidad, sin embargo, las cargas pueden tener un impacto negativo en el sistema y, por lo tanto, están sujetas a una evaluación en términos de calidad. La calidad de energía está, por lo tanto, intrínsecamente asociada a la interacción entre el sistema eléctrico y las cargas y debe, así, tener en cuenta tanto la calidad del voltaje como la calidad de la energía.

Las posibles consecuencias de esta bajada en la calidad de energía, y que afectan al coste de los negocios, son las siguientes:

  • Una interrupción del suministro de energía (interruptor eléctrico, fusibles fundidos).
  • Averías o malfuncionamiento de dispositivos.
  • Un sobrecalentamiento de dispositivos (transformadores, motores, etc.), que reducen la vida útil de los mismos.
  • Equipos sensibles estropeados (ordenadores, sistemas de control en líneas de producción, etc.).
  • Interferencias en las comunicaciones electrónicas.
  • Un aumento en las pérdidas del sistema de distribución.
  • La necesidad de sobredimensionar los sistemas para hacer frente a la tensión eléctrica adicional, que da como resultado un gasto mayor en la instalación y funcionamiento.
  • Fluctuaciones de la luz.

La interrupción de la producción debido a estos impactos en la baja calidad de potencia implican unos gastos elevados por la pérdida de producción y los residuos asociados. Para el sector industrial, los gastos estimados por una baja calidad de energía representan el 4% de la facturación (Fuente: Studio Leonardo Energy). El impacto de las interrupciones en la producción es mayor en las empresas con una producción continua.

Entre las principales causas de una mala calidad energética con un voltaje bajo, están las siguientes:

  • Variaciones en el voltaje, porque el equipo funciona de manera menos eficaz.
  • Contaminación armónica, que causa tensión adicional en las redes y sistemas, provocando un funcionamiento menos eficaz.
  • Excesiva potencia reactiva, porque carga en el sistema energía inútil.

La soluciones variarán dependiendo de la causa. Las variaciones en el voltaje se pueden reducir con un estabilizador de tensión, que garantiza una salida a un valor nominal. Una reducción de la productividad, la pérdida de datos, la pérdida de seguridad, así como las averías en las máquinas, son algunos de los problemas causados por un suministro energético inestable que se pueden solucionar con un estabilizador de voltaje.

La contaminación armónica se produce por grandes cantidades de consumo no lineal (de inversores, arrancadores suaves, rectificadores, dispositivos electrónicos, iluminación sin filamento, prensas, etc.). Tales dispositivos deforman la corriente eléctrica causando alteraciones y problemas al sistema. La contaminación armónica se soluciona con filtros activos capaces de eliminar los armónicos de corriente en el sistema midiendo e inyectando la misma corriente, pero en la fase opuesta.

La potencia reactiva excesiva se regula a través de un sistema de corrección del factor de potencia, que no solo evita cualquier penalización por la energía reactiva excesiva, sino que reduce la corriente eléctrica “innecesaria” que fluye por los cables y los componentes de potencia, produciendo beneficios sustanciales, como la reducción de las caídas de voltaje por los cables y las fugas causadas por el efecto Joule.